Nuestro itinerario de 2 horas

© Patrice Le Bris

La estación de tren de Trouville-Deauville

Punto de llegada para muchos residentes y turistas, la estación de estilo neo-normando está inscrita en el registro de los Monumentos históricos desde 2010. En la sala de los viajeros se pueden ver unas pinturas, realizadas en 1932 por Louis Houpin, que representan un mapa de Deauville-Trouville y de Normandía.

© Sandrine Boyer

El embalse Morny

Para tener un primer contacto con el mar, solo tendrá que salir de la estación y cruzar la carretera. Los yates amarrados en el embalse Morny, el primero de los dos puertos de Deauville, están en el primer plano del barrio de la Presqu’Île de la Touques, un área en reconstrucción. Acerca del 45 % de esta área estará dedicada al paseo y a las circulaciones suaves, en bicicleta o a pie.

© Patrice Le Bris

La Plaza Morny

Tome la calle Désiré le Hoc para alcanzar el corazón de la vida local. La plaza Morny es un lugar muy activo, sobre todo en los días de mercado. Antes de dar un paseo al mercado para comprar unos productos regionales, podrá ver la estatua del duque de Morny, fundador de esta localidad costera. Una placa memorial le rinde homenaje.

© Ville de Deauville

La place Yves Saint Laurent

Continúe en la calle Eugène Colas para alcanzar esta pequeña plaza cuya historia arquitectónica es muy interesante. El casino, construido en 1912, es un lugar mítico. Desde su inauguración con Nijinsky y los “Ballets Russes”, su teatro a la italiana acogió los eventos de la Temporada cultural de Deauville y mucho más. En el ángulo opuesto está el hotel Normandy. Barrière abrió su entrada en el lado “Cour normande”. Coco Chanel abrió aquí su primera boutique en 1913, e inventó el beis Chanel, encontrando su inspiración en la arena mojada de la playa.

© Patrice Le Bris

La playa

Cruce el bulevar Cornuché y continúe en la avenida Lucien Barrière a lo largo del Centro Internacional de Deauville. La playa está aquí. El “établissement des bains”, idealmente situado en la Plaza Claude Lelouch, cerca de los baños pompeyanos construidos en 1923, puede satisfacer todas sus exigencias. Los “lais de mer”, lugar favorito de vacacionistas y deportistas, reúnen todos los equipos de recreo. ¡Elija lo que prefiere!

© Patrice Le Bris

Las Planches

Al paseo marítimo acuden visitantes de todo el mundo, para admirar las famosas sombrillas de cinco colores, emblema de la ciudad. Dos kilómetros de playa estarán a su disposición para pasear a su ritmo. Pase delante del “Le Point de vue”, lugar de exposición y de encuentros culturales y continúe todo recto en la “promenade d’Ornano” antes de girar a la izquierda hacia el jardín de los corazones para colgar un candado, símbolo de su amor de película… los deportistas podrán coger el recorrido deportivo legendario.

© Jean-François Lange

La Mansión Strassburger

Deje la orilla del mar y tome el bulevar Eugène Cornuché. Bordee el hotel Royal Barrière, inaugurado en 1913, pasando por la calle Jacques Le Marois. Mire a su alrededor para observar la variedad de los estilos arquitectónicos de las mansiones. Al final de la calle, gire a la derecha en la calle Fracasse y luego a la izquierda hacia la avenida de la République. Se pare un momento para mirar la iglesia de Saint-Augustin, gire a izquierda en la avenida Hocquart de Turtot hasta la Villa Strassburger. Construida en 1907 en el sitio de la granja del Coteau, que pertenecía a Gustave Flaubert, es la mansión más conocida de la ciudad.

© Virginie Meigné

El hipódromo de Deauville-La Touques

Regrese hasta el bulevar Mauger y bordee el hipódromo de Deauville-La Touques, uno de los dos hipódromos de Deauville, con el Clairefontaine. En sus 75 hectáreas, se organizan muchas competiciones, que incluyen unos prestigiosos torneos de polo. Continúe hasta la rotonda y verá la estación de tren.