Vie 19 Enero - 20:30 - Théâtre du Casino Barrière - DEAUVILLE

Temporada Cultural - Coraly Zahonero - Grisélidis

Unas palabras conmovedoras que Coraly Zahonero, asociada de la Comédie-Française, transforma en un monólogo increíblemente justo, desgarrador y devastador.
Llevaba un nombre de heroína de un cuento de Perrault y conjugaba una belleza extraordinaria, un destino atípico y una personalidad fuera de la norma. Grisélidis Réal, una luchadora, ha marcado los espíritus de los años ‘70, defendiendo los derechos de las prostitutas. Coraly Zahonero, una de las más elegantes espadachinas de la Comédie-Française toma su cuerpo, su peinado y su maquillaje, usa su voz y se vuelve en Grisélidis: «Lo que no soporto es la injusticia y la hipocresía, tenemos que poner sobre la mesa la verdad, mirarla y aceptarla, tenemos que apoyarla, desmitificarla. Y eso en lugar del odio, el desprecio, la incomprensión.» Grisélidis Réal, que reivindicaba la prostitución como un acto revolucionario, se confía con sus palabras verdaderas, a veces crudas, a veces líricas... «... Ellas hacen su trabajo modesto, como ratas que roen en la oscuridad y un día habrá huecos en el muro.» Es una mujer singular, una prostituta atípica que la actriz, asociada de la Comédie-Française, nos desvela, pareciendo aún más fascinadora, humana y provocadora.
Tras una larga batalla con las autoridades suizas, Grisélidis Réal, figura del feminismo, fue enterrada, desde 2009, en el Cimetière des Rois (panteón suizo), en Ginebra, entre Borgès, que ella admiraba, y Calvin, que ella detestaba.
A partir de palabras y escritos de Grisélidis Réal
Concepción e interpretación: Coraly Zahonero, de la Comédie-Française
Colaboración artística: Vicente Pradal
Maquillaje y peinado: Véronique Soulier-Nguyen
Escenografía y trajes: Virginie Merlin
Iluminación: Jean-Frédéric Béal

Producción, difusión: Théâtre de Suresnes Jean Vilar
Dirección: Olivier Meyer