UN JARDÍN MARAVILLOSO

 

Abierto en julio y en agosto, el Parque Calouste Gulbenkian está a algunos minutos del centro de Deauville, en la municipalidad de Bénerville-sur-Mer. Acoge una vegetación poco común y mezcla varias atmosferas que favorecen la meditación, como quería su creador.

 

Un jardín maravilloso y desconocido
© Sandrine Boyer Engel
© Sandrine Boyer Engel
© Caroline Rose

El “Domaine des Enclos” es un parque extraordinario de 33 hectáreas adquirido en 1937 por Calouste Gulbenkian (1869-1955), hombre de negocios y esteta al mismo tiempo, uno de los principales coleccionistas de arte del siglo XX. A lo largo de su viaje en España en 1928, Calouste Gulbenkian fue encantado por la visita de los jardines del Retiro cerca de Málaga. Tras su visita, él escribió en su diario personal "Hombre de ciencia y soñador en un jardín construido a mi manera, son dos grandes objetivos de mi vida que no pude alcanzar". Nueve años más tarde, en uno de sus viajes a Deauville, compró el “Domaine des Enclos”, en la municipalidad de Bénerville, vecina de Deauville. A esa época, era un hotel rodeado de un gran parque. Él realizó el jardín que quería confiando este proyecto a Achille Duchêne. Calouste Gulbenkian falleció en 1955, cuando tenía 86 años. El parque empezó a ser gestionado por la “Fondation Gulbenkian”, que en julio 1973, lo donó a la Ciudad de Deauville.

 

 

Un jardin remarquable et méconnu

Le Domaine des Enclos est un parc exceptionnel de 33 hectares acquis en 1937 par Calouste Gulbenkian (1869-1955), homme d’affaire doublé d’un esthète, qui fut l’un des plus grands collectionneurs d’art du XXe siècle. Arménien né en Turquie, de nationalisé britannique et vivant en France, il fit fortune en détenant, après avoir négocié pour elles, 5 % des actions des grandes sociétés pétrolières européennes présentes dans la péninsule arabique.

Lors d’un séjour en 1928 en Espagne, Calouste Gulbenkian est charmé par la découverte des jardins du Retiro près de Malaga. A l’issue de cette visite, il note dans son journal « Homme de science et rêveur dans un jardin à ma façon, voilà deux grands objectifs de ma vie que je n’ai pu atteindre ». Qu’importe, neuf ans après, lors de l’un de ses séjours à Deauville, il fait l’acquisition du Domaine des Enclos, sur la commune de Bénerville, limitrophe de Deauville. C’est alors un hôtel entouré d’un vaste parc. Il va réaliser là le jardin dont il rêve et en confie la réalisation à Achille Duchêne. Calouste Gulbenkian décède en 1955, à l’âge de 86 ans. Le parc des Enclos est alors géré par la Fondation Gulbenkian, qui en juillet 1973, en fait
donation à la Ville de Deauville.

- See more at: http://deauvillev4.preprod.faire-savoir.com/le-parc-calouste-gulbenkian#sthash.lQw1otWu.dpuf
© Caroline Rose

"Lo que deseo es obtener un paisaje harmonioso, privado de todos los detalles demasiados frecuentes en los jardines de estilo (…) preservar el carácter romántico de este lugar, destacando su alma y mejorando su estilo sin exageración..."  

Calouste Gulbenkian , Carta para Achille Duchêne, primavera de 1938

 

Ver la biografía

Sección superior: en el altiplano superior, una colección de coníferas y un vasto prado dominan el parque.

Sección central: constituida por una magnifica avenida que desde entrada principal está delimitada por setos de boj y tejos tallados y desemboca en una vasta llanura ondulada con una pendiente suave. A la entrada del parque se encuentra el gran escenario, un terraplén que conduce a una escalera en forma de herradura y sustituye la antigua casa del maestro. Un poco más lejos, se encuentra el pequeño escenario, un terraplén delimitado por un muro adornado con barandillas, construido con piedras y barandillas cuando la antigua casa del maestro fue derribada. El valle, organizado en terrazas, acoge un jardín de rosas (con parterres geométricos y una cuenca), un huerto de frutas (manzanos y perales bordeados de setos de boj tallados) dominado por un pequeño edificio con jardín donde una exposición permanente cuenta, desde 2010, la historia del parque y sus instalaciones. El jardín mezcla, por sí mismo, diferentes atmosferas, satisfaciendo las necesidades de meditación y de tranquilidad de su creador. Combina el estilo clásico de los jardines franceses con unos parterres dispuestos geométricamente, la estructura más natural de los jardines ingleses y también el estilo italiano con sus tejos tallados en triángulos y sus barandillas. Sus desniveles, escaleras y barandillas, que se encuentran en gran cantidad, ofrecen con regularidad en todo el parque unos espacios para organizar conciertos y lecturas.

Sección inferior: inaccesible al público, esta sección incluye una granja y sus edificios anexos, prados y un conjunto de conejeras y pajareras.

 

 

Visitar el parque Acceso, horarios, tarifa...