© Sandrine Boyer
© Sandrine Boyer

UN PATRIMONIO POR VALORIZAR

Las Franciscaines establecerán una conexión más fuerte con un lugar que forma parte del patrimonio de los ciudadanos de Deauville. Este gran proyecto crea una continuidad entre su pasado –dedicado a la acogida y a la educación– y su futura vocación: la mediación y la transmisión. Lo que la Ciudad quiere es rehabilitar el patrimonio, dándole nueva vida, en lugar de construir nuevas estructuras. Situado a 5 minutos del mar, a 10 minutos del centro a pie, este sitio será un nuevo polo de atracción que dinamizará esta parte de Deauville.

Este sitio se desarrolla alrededor del edificio Saint-Joseph (1876), donde se encontraban las aulas y los dormitorios en el primer piso.
A la derecha del edificio Saint-Joseph están los espacios conventuales reservados a la vida de las Franciscaines: une capilla, un jardín cuadrado rodeado por un claustro y unas salas comunes (comedor, cocina, biblioteca…). En los diferentes pisos, se encuentran las habitaciones de las monjas.
En 1897 a la izquierda del edificio Saint-Joseph se añadió un ala en ángulos rectos, que formaba una corte cuadrada detrás del edificio.

© Sandrine Boyer
© Julien Bolle